Make your own free website on Tripod.com
ATAYMES
DOCENCIA E INVESTIGACIÓN, PARA LA EDUCACIÓN. [ ]
 
Inicio >  El Candidato >
Anibal Taymes G.
 
 
  Consulte Aquí:
   
 

 

   
La cuenca hidrografica del canal como tema de estado, una propuesta diferente.
   
Otros
   
Artículos
   

LA CUENCA HIDROGRAFICA DEL CANAL COMO TEMA DE ESTADO. UNA PROPUESTA DIFERENTE.
Por: Aníbal Taymes G.

Las 343,675 hectáreas de la cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá se extienden cubriendo la parte central de la región metropolitana, entre las provincias de Panamá y Colón, en el cuadrante 8º 40'-9º 30'N y 79º 15'-80º 05'W. Incluyendo siete Distritos: Panamá, Arraiján, La Chorrera y Capira en la provincia de Panamá; Chagres, Colón y Portobelo en la provincia de Colón. En éstos seis distritos están distribuidos 33 corregimientos, con cobertura parcial de bosques tropicales, que son biológicamente los más ricos que cualquier otro Ecosistema sobre la tierra.

Es en el trópico o en la región tropical donde se registra la mayor radiación adaptativa, debido a la gran heterogeneidad de hábitat disponible, lo que trae como consecuencia la existencia de una amplia biodiversidad y su exuberante vegetación garantiza una abundante y permanente precipitación; es decir agua en abundancia, limpia y cristalina; gracias a un particular biotopo dentro de los bosques tropicales denominado dosel, responsable de la evaporación.

Esta cuenca que incluye ecosistemas de lo más diverso (herbazales, manglares, bosques de galería, bosques primarios, campos agrícolas y hasta zonas perturbadas ocupadas por áreas residenciales e industriales, entre otros), posee mas de la mitad de sus tierras dedicadas a actividades que no tienen nada que ver con la principal función de la cuenca: funcionamiento del canal.

Ahora bien, con la ejecución final de los tratados Torrijos-Carter que culmina con la reversión del Canal, este adquiere relevancia como tema de Estado al ser incluido en sus aspectos políticos, administrativos, operativos y financieros en la constitución política de la Republica, a objeto de mantenerlo alejado los vaivenes políticos hasta donde fuese posible, pues también se crea un Ministerio del canal que establece un cordón umbilical entre esta entidad (ACP) y el ejecutivo.

El incremento de actividades así como el establecimiento de nuevas industrias dentro de la cuenca, sumado a los problemas de contaminación de las aguas de los dos embalses existentes motiva la idea de ampliar la cuenca y crear nuevos embalses debido a la disminución de agua en reserva, lo eventualmente afectará el tráfico por el canal. Un proyecto a todas luces costosísimo, con una secuela de problemas sociales, culturales y socioeconómicos que parecieran no tener soluciones previstas tan fácilmente.

Eficiencia y eficacia. Dos términos indispensables para una administración exitosa. En adición a esto proponemos un régimen especial para toda la cuenca hidrográfica del canal, incorporado al Título del Canal como asunto de Estado; excluyendo sus tierras del régimen tradicional de tenencia de tierras contenido en código agrario, así como los planes de desarrollo urbano y uso general de la tierra.

A ambos lados de la cuenca grandes extensiones de tierras han sido objeto de cambio de uso, pero para dedicarlas a actividades de conservación; muy lejos de ello los viejos potreros están siendo reemplazados por áreas residenciales y urbanizaciones, donde tan solo los movimientos de tierra para la habilitación de las calles internas y caminos de acceso son mucho más erosivos que la ganadería intensiva o el sobre pastoreo. A ello habría que adicionar perjuicios como los siguientes:

  • Descargas por aguas negras y servidas directamente a los lagos o sus tributarios;
  • Descargas de efluentes por actividades industriales de las nuevas empresas;
  • Descargas de desechos orgánicos directamente a los lagos o acumulación en áreas adyacentes que pueden ser arrastrados directamente loas fuentes agua;
  • Eliminación de manera permanente de la posible recuperación del suelo;
  • Destrucción del hábitat remanente por los nuevos residentes.

Nuevas áreas residenciales están estableciéndose en las comunidades de Caimitillo, Chilibre, Buena Vista, Río Congo, Nuevo emperador, Arraijan, Capira y otras comunidades aledañas dentro de la Cuenca. Otro desastre ecológico es lo que ocurre con la transformación de algunas áreas verdes o naturales en las denominadas tierras revertidas; donde Balboa, Albrook, Clayton, Margarita, son buenos ejemplos. ¿Sabe porqué? Es que cada entidad es dueña de una parte de la Cuenca.

Con un régimen especial como el que aquí se propone, se congelaría el uso de los suelos según su capacidad agrológica; las tierras ociosas podrían ser expropiadas con derecho a compensación en los casos de ser tituladas; se ejecutaría un plan de ordenamiento territorial teniendo como punto principal la suspensión de nuevas construcciones residenciales; (esto no contempla reubicación); creación y aplicación de un programa de incentivos a la conservación de los recursos naturales con incentivos especiales para esta región; transformación de los pastizales en áreas de reforestación industrial bajo un régimen de producción sostenible, ejecución de un programa de educación ambiental con incentivos especiales por participación; y lo más importante un estricto régimen de fiscalización con aplicación de medidas ejemplares en los casos de infracciones.

Todo lo anterior pareciera un sueño, pero en realidad es mucho más barato y sobretodo menos traumático tanto para el Estado como para la población campesina que eventualmente será afectada por la ampliación de la Cuenca del Canal. Sólo falta estudiar el asunto más a fondo y tener un poco de voluntad al momento de tomar una decisión.

 
 
 
 
  
   

© 2002 Ataymes. Todos los derechos reservados.